Fiestas de Fin de Año, Celebración y Retos.


Sabiduría es tomar de esta temporada lo que es importante para ti y dejar el resto (Anónimo)

Se sabe que los días de fiesta, especialmente los de fin de año, además de deparar alegría, pueden producir añoranzas y altibajos emocionales. Las emociones como los riesgos se incrementan, entre otros, debido al significado que le damos a la navidad y al inicio del nuevo año.

Los sorprendentes cambios emocionales asociados a las fiestas

Se suele vivir con intensidad los días de fiesta. Muchos reservan su tiempo para ello, incluso los que no lo hacen, no dejan de pensar en estas fiestas. Puede haber sentimientos de nostalgia asociados a los recuerdos, ansiedad por el deseo de agradar más a otros, alegría vinculada al contagioso ambiente festivo, añoranza por los ausentes o sentimientos de frustración por situaciones incómodas. Estas, que son emociones comunes, pero movidas por el ambiente festivo, podrían darse en sucesión sorprendente e intensa. Razón por la cual, las personas podrían envolverse sin haberse propuesto en conductas de riesgo como el uso excesivo de alcohol, drogas y alimentos, gastos exagerados en regalos, o descuidos con sus medicinas o plan de actividades.

Riesgos de depresión, crisis de ansiedad o desorden bipolar

El aumento de los índices de descontrol alimentario, intentos de suicidio y abuso de sustancias, son comunes en esta temporada, así como en los periodos de la “resaca post fiestas” en el mes de enero. Aunque la exacerbación de estas emociones suelen ser temporales, sin embargo podrían ser de riesgo y pasar factura. 

Los riesgos de tener depresión, ansiedad o desorden bipolar están presentes. La persona que experimente síntomas de depresión, tales como tristeza, falta de motivación, culpa o impotencia, alteración del sueño y una reducción en la energía; o ansiedad, desesperación y nerviosismo, debe tomar sus precauciones planeando las cosas por anticipado o buscando ayuda. Igualmente, si hay cambios de humor con periodos de ánimo exacerbado, aparentemente muy alegre, fácil enfado o hacer compras sin freno; seguido de otro caracterizado por aislamiento, desesperanza y falta de energía,  pueden ser síntomas de desorden bipolar. Estos, podrían haberse desencadenado por el estrés ambiental, cambios endocrinos o estacionales.

Así como el ambiente festivo influye en los estados de ánimo, el funcionamiento hormonal y las sustancias químicas del cerebro, que tienen que ver con las emociones, reciben influencias de los cambios estacionales, especialmente si las noches duran más y los días menos en las últimas semanas del año. Está demostrado que la luz y la oscuridad influye en los estados de ánimo a través del metabolismo del cortisol y otras sustancias químicas. Por ello, hay buenas razones para tomar precauciones.

Dale un significado a las fiestas de fin de año

Enfocar estas fiestas como un acontecimiento para celebrar con los tuyos, entre otros: la paz, la amistad, el amor, el lado bueno de las cosas, los bonitos recuerdos y la enorme capacidad humana por la solidaridad, la esperanza y la resiliencia, podrían resaltar el espíritu navideño y moderar las emociones, lejos de la desmedida algarabía y excitante promoción comercial diseñada por la sociedad de consumo.

Toma tus precauciones

Es vital el buen cuidado de uno mismo, entre otros:

•    Evita manejar a excesiva velocidad y  tómate un tiempo de  relax.
•    Flexibiliza tus normas rígidas y preocupaciones innecesarias.
•    No te dejes llevar por los impulsos con los dulces, regalos, comida y bebida.
•    No hagas varias cosas a la vez y duerme lo suficiente. La fatiga estresa.
•    Planea con anticipación, no esperes el último minuto para comprar regalos o preparar la festividad, ya que esto generará estrés. Gasta con moderación.
•    Mejora o mantén tu sistema de apoyo familiar y de servicios.
•    Si estas en proceso de recuperación, no te desconectes de los servicios asistenciales, comunitarios y grupos de apoyo.
•    Permite que otros te ayuden a darte cuenta de tus límites personales. Aprende a decir “no” a los impulsos, de una manera que sea cómoda para ti.

Prevenir los riesgos de depresión, ansiedad o desorden bipolar

Desarrolla un “Plan para las Fiestas de Fin  de Año” para prevenir la soledad, ansiedad, descontrol de impulsos o depresión. Te ayudarán a moderar las emociones intensas y podrás tener una grata experiencia navideña. Tu plan debe incluir la mejora del cuidado personal, horarios, un buen sistema de apoyo y formas saludables para celebrar.

También, evita el aislamiento y busca compartir con personas que te agraden y que no sean consumidores de alcohol y/o drogas. No te expongas a las tentaciones innecesarias, como las reuniones donde se abusa del alcohol. Si hay personas que tienen una influencia negativa sobre ti, con respeto, evítalas. Igualmente, elije esta ocasión para empezar a liberarte de los sentimientos de culpa, baja autoestima, timidez, fácil enojo o resentimientos. Ellos hacen daño y podrían fastidiarte la temporada. Las emociones desbordadas que toman fuerza durante los días festivos pueden ser perjudiciales, y más en personas sensibles, en quienes están pasando por situaciones difíciles y en los que están en recuperación.

Finalmente, el propósito de gozar las fiestas de fin de año, es un buen aliciente para movilizar la ponderación y la responsabilidad en cada uno, por supuesto, sin descuidar lo ameno, divertido y agradable de la ocasión. Felices fiestas..!

Dr. Julio Celada González, Médico-Psiquiatra y Psicólogo
California, USA 2017



<< Ver listado de Noticias