La Importancia de la Actividad Física


LA IMPORTANCIA DE LA ACTIVIDAD FÍSICA



“Nadie sabe lo lejos que puede llegar hasta que no lo intenta. Es tu momento de averiguarlo” (Anónimo)

Los seres humanos estamos hechos para la actividad física y gracias a ella se han afinado las formas y las capacidades de nuestros órganos. Su desuso puede generar mucho daño. Sabemos que la vida en las grandes urbes es cada vez más competitiva, agitada y estresante; no obstante, la gente cada vez se mueve menos. De allí que, asistimos a un problema de carácter epidémico que solo en Estados Unidos afecta  a más de la mitad de la población: el sobrepeso, la obesidad y un sin número de enfermedades asociadas. Es tarea de todos, tomar conciencia y dar los pasos necesarios para mantener o mejorar la salud.

Una nueva forma de ver los ejercicios físicos

A todas luces, vivimos una vida sedentaria, porque hay vehículos e instrumentos por los que cada vez nos movemos menos. Frente a ello, es bueno ver a los ejercicios físicos como algo positivo y necesario. Los expertos dicen, que los ejercicios hechos con moderación pueden beneficiarte tanto como el ejercicio intenso. El secreto es que seas constante y lo conectes con tus demás actividades del día. No es necesario hacer todo el ejercicio en una sola sesión, sino que puedes dividirlo en sesiones breves a lo largo del día. Por ejemplo, un régimen de ejercicios que consiste en hacer tus propios quehaceres domésticos, como la jardinería, arreglar escaparates, limpiar las ventanas y los cristales de tu casa, y transportar comestibles o ropa. Asimismo, jugar con los niños, también forma parte de los ejercicios físicos.

Poco a poco se llega lejos

Puedes empezar con actividades ligeras de 20 minutos al día y después incrementarlas a 30 minutos. Recuerda que algo es siempre mejor que nada. Si estás inactivo hoy, puedes conseguir mucho si simplemente sales a dar un paseo breve cada día, luego caminas dos cuadras y subes tres pisos por las escaleras  en vez  de usar el ascensor. Asimismo, escuchar música agradable mientras haces las tareas domésticas, puede ser el inicio de un estilo de vida más activo y alegre. Recuerda que hacer ejercicios no es solo para que tu cuerpo luzca  mejor, es para prevenir enfermedades. Por otro lado, la gente que empieza con ejercicios sobre exigentes, usualmente no consiguen lo que quieren. Aquello  ocurre porque ellos piensan que “esto es todo o nada”, y empiezan un programa demasiado confiados en que verán los resultados en unas pocas semanas. Los ejercicios no pretenden, que seas un atleta, que tengas que someterte a grandes sacrificios o que soportes esfuerzos  dolorosos. Es decir, no tienes que sufrir de molestias musculares por hacerlo. ¿Qué te propones?

¿Cómo encontrar el tiempo para hacer ejercicios?


  • Acepta que tú eres capaz de llevar adelante un plan de ejercicios físicos, busca la motivación necesaria y has un compromiso de constancia con quien más quieres, porque lo necesitas y tal vez al principio te cueste.
  • Levántate un poco más temprano cada mañana, has tus ejercicios mientras oyes una música agradable, verás cómo a continuación la ducha o el baño te sabe a algo agradable.
  • Si tienes hijos participa en sus juegos y actividades deportivas. No solo harás  ejercicios que te beneficie sino también fomentarás una mejor comunicación y confianza en tu familia.
  • No manejes si puedes caminar. Camina a la tienda y lleva contigo una mochila para cargar lo que compres. Si no puedes caminar la distancia completa, maneja una parte y camina la otra.
  • Has dos cosas a la vez, trota en el mismo lugar mientras hablas por teléfono. Has levantamientos sobre la punta de tus pies mientras lavas los platos.
  • Muévete un poco más rápido y has movimientos adicionales, cuando haces las tareas del hogar o de la oficina. No solo ejercitarás el cuerpo, sino que también terminarás el trabajo más rápido. 
  • En el trabajo, tómate el descanso para hacer ejercicios, en lugar de ir  a tomar el café. Invita a tus amigos o compañeros a caminar un poco, en vez de quedarse sentados durante la hora del descanso.
Las bondades del caminar

Caminar es una de las actividades físicas más importantes y necesarias para la salud. No cuesta, no demanda de ninguna preparación previa o ropa especial, no es extenuante, ni lastima los huesos ni las articulaciones. Además, hasta las personas más ocupadas y de todas las edades pueden hacerlo. Puesto que aporta beneficios incalculables, a la circulación de la sangre, a la oxigenación del cuerpo, favorece la digestión y eliminación de los desechos del cuerpo, y también aporta relax y quietud mental.

Dejar el carro estacionado a unas cuantas cuadras del trabajo y caminar cada día, es una forma fabulosa de incluir ejercicios a tu rutina diaria. Para los fines de semana, busca salir de lo cotidiano, camina en parajes donde puedas ver la naturaleza, te ayudarán a renovarte y tu familia te lo agradecerá.

Camina con energía. Al dar cada paso, toca el suelo primero con el talón y después rueda el pie hasta llegar a los dedos. Lleva el pecho hacia adelante y contrae el estómago. Dobla los brazos y deja que cuelguen columpiándose lo más naturalmente posible.

Dr. Julio Celada González, Médico-Psiquiatra y Psicólogo

California, USA 2018



<< Ver listado de Noticias