Arte y Recuperación en Salud Mental


ARTE Y RECUPERACIÓN EN SALUD MENTAL         
              
 “El arte compone los ánimos descompuestos y promete plenitud interior” (Miguel de Cervantes)

Los afrontes preventivos y terapéuticos a través del arte ayudan a sentirse bien y favorecen la recuperación, porque hacen que sus protagonistas se distraigan, se sientan útiles, descubran sus talentos y recuperen las ilusiones de la vida. Es decir, es una valiosa vía para trabajar el cambio, un poderoso catalizador de emociones y memorias traumáticas, tanto como, una fuente inagotable para la inspiración y la creatividad. En nuestro Programa de Salud Mental, hacemos uso de técnicas de arte porque ayudan a las personas a motivarse e involucrarse en su proceso, y cuando buscan mejorar su obra de arte, se conectan los objetivos de recuperación con los del crecimiento personal y social.
 
El arte transforma las energías negativas

Las actividades de arte motivan, relajan e inspiran la imaginación y la creatividad. Por eso, las personas con hiperactividad, manía, depresión o alucinaciones  que les cuesta manejar sus emociones, se benefician de las energías positivas que brinda el arte. Para ellos, la pintura, manualidades, escultura y teatro, entre otros, son instrumentos  que además de ayudar a canalizar la impulsividad, romper el aislamiento, centran las ideas y aportan nuevas ilusiones.  

La sensibilidad al servicio de la imaginación y creatividad

El arte ayuda a rescatar la imaginación y la sensibilidad secuestradas por el miedo y la soledad, permitiendo  a la persona transformar, por ejemplo, los recuerdos traumáticos en oportunidades para el crecimiento. Es decir, el arte ayuda convertir las situaciones que cuestan comunicar y entender con palabras en expresiones graficas y reparadoras ya que promueven sosiego e imaginación creativa. Elsa y Maritza, las maestras de arte del programa, dicen: “nuestros artistas encontrando en sus obras, situaciones o personajes que sienten sus dolores y miedos, se imaginan en escenas reparadoras y tienen la oportunidad de hacer frente a sus propios conflictos”.

El dibujo y la pintura

Estas actividades, ayudan a expresar vivencias emocionales profundas de una forma natural que posibilitan a las personas un reencuentro consigo mismos. De modo que algunos trazos aun pareciendo extrañas composiciones, tienen un alto contenido vivencial que expresan algo. Es más, viendo la secuencia temporal de varias obras del mismo autor, se aprecia con nitidez su propia evolución personal. Adicionalmente, las obras les deparan satisfacciones emocionales a nuestros artistas del grupo cuando las comparten con otros y reciben de regreso halagos y gratitud. También, los que experimentan urgencias económicas se ayudan con su talento y creatividad artística.  Según María, la maestra de pintura:
 
“Si lo sacas de ti, harás frente a tus miedos, lo disminuirás y te sentirás mejor. Es más, si te sale bonito será retroactivo porque te gustará como quedó, los demás te halagaran y eso te ayudará a mejorar tu autoestima y tu bolsillo”


Manualidades y esculturas


Al darle forma y expresividad a sus obras, hechas de materiales variados y algunos de restos de muebles usados, cables, botellas y papel periódico, el escultor crea vivencias personales significativas que le puede servir como instrumento para el cambio. Ciertas obras reflejan contenidos de pérdida pero también hay otras que reflejan esperanza y convicción, como las bellas máscaras hechas por Maritza, los bordados de Hermelinda o las estatuas de Juan. También, sirven de aliado para transformar los miedos y la soledad en ilusión y pasión, tal como refleja la escultura de Ricardo, un gran actor y escultor:
 
“Invertí varias semanas para hacer la estatua de la Virgen de Guadalupe en tamaño grande, usando restos de cristales rotos. Me siento orgulloso porque no solo salió precioso, como dice la gente, sino también porque me permitió profundizar mi fe y esperanza, mejorar mi ánimo y alejarme del alcohol”.

Expresión dramática


La expresión dramática, según Sergio, el director del grupo de teatro, invita a jugar con roles. El maestro solo ayuda a trabajar el libreto, no obstante en el actor, emergen vivencias de su propia historia. De este modo, mediante la representación, se permite hacer lo que en su realidad no sería posible. Siente dolor al pretender el dolor, siente temor al jugar al miedo, siente tristeza al pretender la tristeza, así como la alegría al bailar. Quiere decir, que al tener la oportunidad de jugar roles, aprende acercarse a las situaciones de la vida, no solo tomando distancia de sus propios miedos, sino también atenuándolos. Juan, Gabriel y Cesar, con ayudas de antifaz, cual el “Zorro” de la película, pudieron hacer frente a la fobia social y los delirios de persecución.

El teatro

El teatro es útil en salud mental porque posibilita trabajar las emociones, las habilidades de comunicación, el autocontrol  y la interacción social. El teatro ayuda potenciar las capacidades y habilidades expresivas haciendo trabajar todo el cuerpo, las emociones y la mente. Ayuda a ser uno mismo. Es decir, actuando las personas adquieren más confianza en sí mismas y se desenvuelven con soltura, se hacen más responsables, cooperantes y solidarias, además de aprender a ser más flexibles y tolerantes para poder evadirse de situaciones difíciles y darles la vuelta. En definitiva, ayuda a crecer, sentirse personas diferentes e incluso embarcarse en labores de alto contenido social, como dirían Gloria y Mercedes, nuestras actrices de teatro y activistas comunitarias:

“Como clientes de servicios de salud mental y familiares, mediante el teatro popular llegamos a la comunidad para combatir la discriminación, el estigma y abogar por mejores servicios. También,  creamos conciencia  sobre la necesidad de educar y prevenir problemas de salud mental, abuso de sustancias, abandono escolar, violencia de género y otros”.

Finalmente, haciendo actividades de arte las personas pueden aprender a regular sus emociones, a inspirarse, sentirse útiles, desarrollar habilidades y dar respuestas nuevas a los viejos problemas. Además, puede ayudarles a ocupar un lugar significativo en su comunidad al tiempo que van consolidando los retos de recuperación y fortalecimiento personal y colectivo.

Dr. Julio Celada González, Médico-Psiquiatra y Psicólogo
California, USA 2018.



<< Ver listado de Noticias