La Felicidad desde la perspectiva de la Psicología Positiva


LA FELICIDAD DESDE LA PERSPECTIVA DE  LA PSICOLOGÍA POSITIVA

El estudio científico de la felicidad se ha convertido en un tema importante de la psicología positiva, que a la fecha ostenta innumerables estudios científicos. Alarcón (2009) propone una definición de Felicidad inspirada en las ideas filosóficas del mundo griego y en los hallazgos de las investigaciones empíricas que realizara acerca de la felicidad o subjective well-being. La felicidad la concibe como un estado afectivo de satisfacción plena que experimenta subjetivamente el individuo en posesión de un bien anhelado, es inspirada en las ideas de Aristóteles (tesis eudaimónica) y de Epicuro (tesis hedónica).

El Eudemonismo, sostuvo que la felicidad es el bien supremo, un fin natural de la existencia humana que se aspira poseer,  que se alcanza al conseguirse el bien deseado. Por otro lado, el hedonismo, afirma que el placer es el principio como la culminación de la vida feliz, considerándolo el bien primigenio, connatural al ser humano, que comprende el placer material, intelectual y el afectivo. La perspectiva hedónica presenta a la felicidad como presencia de afecto positivo y la perspectiva eudaimónica, como virtud, forma plena de vivir.

Para Seligman (2006), la felicidad en el presente está constituida por estados muy distintos a los de la felicidad respecto al pasado y futuro, abarca dos aspectos muy diferentes: los placeres y las gratificaciones. Los placeres los caracteriza por tener un claro componente sensorial y emocional, son efímeros e implican muy poco o nulo pensamiento y se expresan en el éxtasis, emoción, regocijo, euforia y satisfacción. Las gratificaciones, las caracteriza como actividades que nos agrada mucho realizar, duran más que los placeres, no están necesariamente acompañadas de lo sensorial, implican más pensamientos e interpretación, tienden a involucrarnos por completo y son reforzadas por nuestras virtudes y fortalezas, por ejemplo, en situaciones cuando se disfruta de una buena conversación, leer un buen libro, hacer un favor a alguien.

Seligman (2011) distingue su teoría de la auténtica felicidad de la teoría del bienestar, señalando que en la primera se basan nuestras decisiones en cuánta felicidad o satisfacción con la vida ellas nos procurarán, buscando aumentar el nivel de felicidad en sus aspectos de emociones positivas, entrega y sentido que avivan la satisfacción con la vida; en la segunda amplía la visión, la felicidad y la satisfacción con la vida se constituyen en un elemento del bienestar, las fortalezas y virtudes conforman sus cimientos y son depositarias de emociones positivas, más entrega, más sentido, más logros y relaciones positivas.

Por su parte Lyubomirsky (2011), ha estudiado acerca de cómo alcanzar una felicidad real y duradera, las claves para hacerla sostenible en el tiempo, así como las actividades para construirla; construcción que considera depende de nosotros mismos. Junto con sus colaboradores identificó los factores más importantes que la determinan, como el valor de referencia (genética 50%) con el que nacemos y que determina en gran medida lo felices que seremos en el transcurrir de la vida; las condiciones de vida (10%) a las que nos enfrentamos, y nuestro propio comportamiento alimentado por la voluntad para incrementar la felicidad y que expresa el potencial del 40% de la capacidad que tenemos como límite o espacio para aumentarla o disminuirla, a partir de lo que elegimos, decidimos y hacemos cada día.

      Dra. Rosario Arias Barahona Guzmán
Presidenta de IPPSE



<< Ver listado de Noticias