FORTALEZAS EMOCIONALES DE LA VIRTUD DE CORAJE Desde el enfoque de la Psicología Positiva


El término "coraje" proviene del latín "cor" (corazón) y significa "echar el corazón por delante", como sinónimo de valor. El coraje se convierte en una de las Virtudes que proponen Seligman & Peterson (2004) definido como un ejercicio de la voluntad orientado a conseguir nuestras metas a pesar de obstáculos internos o externos.  Una virtud necesaria para luchar en una guerra pero también imprescindible  para enfrentarse a una enfermedad, una pérdida o un conflicto vital como afirmaba Sócrates (https://jaimeburque.com/).

La Fortaleza de Valentía, es definida por la capacidad de ser capaz de defender una postura que  se cree apropiada, de actuar por certeza aunque exista una fuerte oposición por parte de los demás, de no dejarse intimidar ante los cambios, dolor impedimentos u obstáculos. Su esencia, según Niemiec (2018), estriba en enfrentar los miedos y confrontar la adversidad y tiene como sus dimensiones al valor, la valentía física, psicológica y moral. No hay duda que necesitamos de la valentía en estos momentos de pandemia e incertidumbre.

La segunda fortaleza emocional que define al Coraje es la Perseverancia,  significa terminar lo que se inicia, persistiendo en las tareas no obstante los inconvenientes y dificultades que se presenten, sintiendo gran satisfacción al concluirlas. Su esencia es la continuación con esmero, esfuerzo y compromiso en la tarea para alcanzar las metas propuestas. La perseverancia es un potencial importante para alcanzar el éxito académico y laboral.

La tercera fortaleza trató sobre el Honestidad, que comprende dominar nuevas materias y conocimientos, tendencia continua a adquirir nuevos aprendizajes; ganas, gusto, pasión por estudiar y leer.

Finalmente abordamos la Entusiasmo, fortaleza mental que traduce la capacidad de dar consejos sabios y adecuados a los demás, encontrando caminos no sólo para comprender el mundo sino para ayudar a comprenderlo a los demás. Describe la fortaleza más cercana a la sabiduría.

Todos los seres humanos poseemos estas fortalezas en diferentes grados de desarrollo, si las identificamos y hay instrumentos psicológicos para ello,  las podemos potenciar para construir virtudes, usarlas y sobre todo ponerlas al servicio de los demás.

Dra. Rosario Arias Barahona Guzmán
Presidenta de IPPSE



<< Ver listado de Noticias